De Ti a Mi


Del último hilo de ti

afloran el pan y la miel

y hay soldados de plomo

en los pliegues de mi alma

y aún persistes dulcemente

en mi

mía

lunes, abril 08, 2013

El tiempo de los relojes


Yo no sé de prisiones ni de pájaros heridos,
pero creo que mi alma 
vuela siempre como con alas inventadas.
Y un reloj de fuego,
eternamente encendido
me va marcando el tiempo,
hambriento
y enfurecido


6 comentarios:

josé dijo...

Una maravilla de poema, señora, me alimenta en esta mañana de otoño en mi pueblo. José

mia dijo...

Gracias Jose,busco tu blog actual para leerte y no sé cual es,puedes responderme por favor!
mialuaf@gmail.com
Tampoco hallo a Maria Jose´,tras tan larga ausencia!
Un abrazo amigo!

Verso a beso dijo...

Los relojes se funden cuando el tiempo subjetivo se acelera al ritmo de las alas del alma.


Bss

TORO SALVAJE dijo...

Ese reloj cruel que no tiene piedad de nosotros.

Maldito sea.

Besos.

Irene Tenorio Vázquez dijo...

Maravilloso, todA.
Gracias, Mía!

Narci M. Ventanas dijo...

El tiempo siempre es voraz y se alimenta de cada uno de los minutos que vivimos y sobre todo de los que vivimos sin vivir realmente.

Besos